En julio se observaron aumentos respecto al mes anterior en la asignación por ofertas de todos los servicios. En el caso de los productos de CSF la asignación por oferta superó el 20% del requerimiento. En contraste, los productos de CPF- y CTF+ presentan leves aumentos que no modifican la tendencia del último mes, donde gran parte del requerimiento se adjudicó por asignación directa. Este mes se observa un aumento en la asignación de recursos hídricos para los servicios primarios y secundarios, lo que además redujo la asignación de unidades térmicas en estos servicios.

Nuevamente no hubo participación de centrales eólicas o solares en CSF, como ha ocurrido desde febrero de este año. De esta manera, las centrales eólicas y solares participaron solo en CTF-, con una asignación concentrada en algunas horas en particular, en donde la mayor parte del requerimiento termina siendo asignado a este tipo de centrales.

Siguiendo la editorial del mes anterior, es importante hacer notar ciertas brechas que se observan como relevantes para lograr la transición energética por la cual atraviesa nuestro país, ya que a partir de ellas surgen interrogantes respecto a las condiciones habilitantes para lograr los objetivos asociados a esta transición. Algunas brechas que consideramos relevantes de visualizar incluyen: procesos regulatorios no actualizados a los desafíos, herramientas operacionales no acordes a las necesidades de nuevas tecnologías y un diseño de mercado que no está actualizado ni cohesionado entre sus dimensiones.

Es por lo tanto relevante reconocer estas brechas e ir tomando las acciones necesarias para abordarlas. De lo contrario, el proceso de transición energética en el sector eléctrico podría verse impactado al no existir las condiciones habilitantes necesarias para su implementación.

Para descargar el documento, hacer clic aquí